jueves, 5 de agosto de 2010

A veces, durante el verano hay día que hace viento,los niños tienen una buena excusa para jugar en la calle con el viento, pero esta vez no lo harán con una cometa, como hicimos en otra ocasión. Ahora, jugarán con un molinillo o flor del viento, hecho por ellos mismos.

Seguro que todos, cuando éramos escolares, hicimos alguna de estos sencilla manualidad, llena de colorido. Pero, por si alguien se quedó sin aprender esta lección, o se le ha olvidado, vamos a recordar los pasos a dar y los materiales que necesitamos para fabricar nuestro molinillo.

Materiales:

- un trozo de papel cuadrado.

- lápices de colores.

- un poco de pegamento para papel.

- un palito.

- un encuadernador individual.

Pasos a seguir:

1.- Una vez que tenemos el papel recortado en forma de cuadrado, dibujamos unas líneas, dividiéndolo, primero, en cuatro cuadrados iguales, y luego, en ocho partes triangulares, trazando dos diagonales que crucen de esquina a esquina el cuadrado.

2.- Ahora, coloreamos cada parte de un color distinto, para que quede más bonito al moverse con el viento.

3.- Le damos la vuelta al papel y, por la parte de atrás, hacemos lo mismo.

4.- Ahora, recortamos las cuatro líneas que van de los vértices al centro, pero hasta un centímetro o dos del centro del cuadrado de forma que no lleguen a separarse del todo los lados.

5.- A continuación, doblamos hacia el centro del cuadrado las puntas de los triángulos que nos han quedado al recortar las líneas y las pegamos para que queden fijadas al centro.

6.- Ya tenemos la flor del viento. Una vez que se haya secado el pegamento del centro de la flor, pasaremos por él un encuadernador, atravesando de un lado a otro.

7.- Sólo nos queda ponerla en un palo, al que haremos un agujerito para pasar el encuadernador.

Ya podemos salir a la calle para que el viento nos mueva el molinillo. También se puede clavar en la tierra de una maceta que tengamos en la terraza para que se mueva cuando haga viento.

Pero no hay que entristecerse si no hace viento, porque soplando fuerte también se mueve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada